Vista Arriba

Cuántas veces llegamos a un lugar y nuestros ojos se dirigen hacia lo más curioso… Hacia lo que está al frente… Hacia aquello que es intrigante… Hacia una persona atractiva o menos atractiva, por ejemplo… Hacia los zapatos de la chica que acaba de entrar o, hacia el señor que se agachó y se le cayeron todas las monedas del bolsillo al piso. Pero, ¿cuantas veces nuestros ojos se dirigen hacia el techo del local? Hacia la telaraña que cuelga triunfante… Hacia la estructura arquitectónica que sostiene ese techo… Hacia la lámpara o el foco que alumbrará esa noche.

Ayer, mientras esperaba por una hamburguesa y unas papas fritas en un restaurante, me dio por observar ese techo tan industrial y moderno que me arropaba omnipotente. Y es que siempre me ha gustado ver hacia arriba. Casi nunca observo a las personas que me rodean. ¿Será que no me importan? No es eso. La respuesta está en esos techos. Los encuentro más interesantes que a la misma gente. Es que cada techo encierra un misterio. Hay techos de estructura plana, por ejemplo. Hay otros triangulares. Hay algún otro que parece un trapezoide. ¡Son maravillosos! Y casi siempre pienso en Antonio Gaudí. El genio español de la arquitectura. Al que llaman “el arquitecto de Dios”. Gaudí fue un fenómeno terrenal. Su arquitectura sobrepasa la imaginación humana. La Sagrada Familia es prueba de ello. No importa qué parte de este monumental se observe, la presencia de él está presente. En cada piedra, en cada detalle esculpido. Y al ver hacia arriba. Hacia su techo. De inmediato nos olvidamos dónde nos encontramos. Los ojos se vuelven dementes ante tal inigualable maravilla. Los ojos quieren verlo todo y no pueden. Es mágico. Inolvidable.

Y ayer, al observar el techo de este restaurante, me cautivó su simpleza que, tuve que tomarle una foto. ¿Estaré loca? No. ¿Habré estado aburrida? No. ¿Habré querido ejercitar mi cuello? No. Es que sentí ese techo arropar mi cuerpo. Sus líneas geométricas me recordaron mis clases de geometría y trigonometría en la universidad. Al mismo tiempo encontré arte. ¡Sí! Arte.
Un arte reflejando las líneas geométricas del cubismo de Picasso. Total, ese techo fue mi foco magistral para escribir estas líneas. 



Categories: FREE WRITING, PHOTOGRAPHY

Tags:

1 reply

  1. Muy interesante, y hermosas palabras para Gaudí. 🙂 Saludos.

    Like

I APPRECIATE YOUR HONEST COMMENTS:

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: