Recuerdos

Escuché pasos en la sala, y de inmediato, creí que eras tú. Son los recuerdos, que traicioneros, me hacen recordarte. Y… ¿Por qué?, me pregunto. Si cuando lo hago, el dolor vuelve; y con crueldad, me retuerce el alma. Tus pasos en la sala eran tan frecuentes. Tu suave andar era tan peculiar que, nadie podría igualarte. Y hoy los escuché tan vibrantes. Y sonrío. Son años que no te veo. Son años de soledad en mi alcoba. Son años de no tener a alguien que me abrace y me diga “te quiero”. Son años escondiéndome en los libros y en lo cotidiano para no pensarte. Son años de lejanía de todo aquello que tú y yo vivimos. Son años que no te canto o te escribo. Son años que pretendo que no existes cuando estás a una hora de mí. Son años solitarios, y a adrede. Pero al escuchar esos pasos en la sala, todo despertó de repente y te vuelvo a pensar y, a revivir aquel amor tan bello. Que con tan solo vernos nos decíamos todo. Que con tan solo sonreímos nos encerrábamos en un mundo inédito para dos. Que con solo rozar tu mano despertabas mis insaciables deseos. Fue un amor profundo mas fuera de órbita, porque llegaste tarde. Demasiado tarde. Y así, con lágrimas en los ojos, nos dijimos adiós. Fue el adiós más difícil de salir de nuestros labios. Fue un adiós que, cuando lo recuerdo, aún me hace llorar. Y hoy, precisamente doce años después de nuestro primer encuentro, escuché tus pasos en la sala de mi casa. ¿Estás aquí?



Categories: FREE WRITING

Tags:

I APPRECIATE YOUR HONEST COMMENTS:

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: