¡Por fin!

No había momento alguno que pudiese llamarlo suyo. Nunca lo tuvo, y cuando casi lo logró, se lo arrebató el viento. No había persona que la conociese bien; y las que se allegaban a ella, lo hacían con otros intereses. Pero hoy sí puede descansar. Ya no hay quien se lo prohíba y, se ha desaparecido con su mejor amigo, su coche. Conduce carreteras ajenas. Estas no tienen nombre. “Mejor para mí”, dice mientras maneja. El clima es cálido. Ya no va a tener frío. Han transcurrido cinco horas que dejó todo lo familiar, y ya siente la diferencia. Es como si le hubiesen quitado un gran peso de encima. Partió sin decir adiós a su familia o a su jefe en el trabajo. Vendió la casa y regaló muebles, ropa. Decidió empezar una nueva vida. “Ya es hora que me despoje de todo aquello que me causó dolencia corporal y emocional”, medita. Las falsas amistades las echó a la basura. También logró dejar atrás a su único hijo. “Tanto sacrificarme por el ingrato para que me tratase peor que un trapo”, pensó. Tan ida iba en sus pensamientos que no se dio cuenta que  se aproximaba a una laguna muy peculiar. No podía imaginar tal belleza. Paró el carro. Sacó su cámara de la cartera. Se salió del auto y tomó varias fotos. “¡Esto sí es vida!”, dijo en voz alta con una sonrisa contagiosa. “Ahora sí veré la vida con otra perspectiva. No más lágrimas por la noche. No más insomnio. Eso se acabó”, pensó. Se subió al auto y prosiguió su rumbo. Conducía  a  un lugar que ni ella misma conocía. Eso sí, de algo estaba segura, no había retorno. De ahora en adelante la ruta de su vida era hacia adelante.

Llegó la noche. Media hora más tarde ya estaba instalada en una de las mejores habitaciones de un hotel. Gobernaba el silencio. Miró a su rededor. La esperaba una cama de cobertor blanco. Ordenó algo de comer. Se bañó. Pensó en esta travesía a sus cincuenta y tres años. Sonrío y se fue a dormir. Muy temprano en la mañana, retomó su camino. “Esto es vida”, dijo,  sosteniendo el volante con una mano, mientras que con la otra sujetaba el mapa que la conduciría a su nuevo destino. 



Categories: FREE WRITING

I APPRECIATE YOUR HONEST COMMENTS:

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: