La autoridad gubernamental no es tan impresionante para mí.

 Volvía a casa luego de un largo día de trabajo. Era tarde. Estaba frío. De pronto, vi la patrulla de un policía. Reduje la velocidad para darle paso. Llegamos a una intersección. Había un rótulo de alto. Como autoridad en la ciudad, y un ejemplo para todos los motoristas, creí que respetaría la señal. No fue así. Con estupor vi cómo este individuo se lo pasó como si nada. De inmediato pensé que quizá había un incidente de emergencia, al cual debía llegar deprisa. La suposición se esfumó rápidamente porque el policía prosiguió su ruta tranquilamente. Es más, iba hablando por teléfono en su celular. Y pensé, “¡qué podemos esperar de estos individuos!”. En mí país de origen, El Salvador, el departamento de policía es corrupto. Viven de chantajes e intimidación al que tienen que proteger. Siempre están envueltos en escándalos escalofriantes; y sus crímenes, son encubiertos por el Gobierno. Para empeorar la situación, sus fechorías son de poca importancia para los periódicos del país. Aquí, en los Estados Unidos, ser policía es un prestigio. ¿Por qué? Pues, porque ganan muchísimo dinero. Son pocos los que han terminado una carrera universitaria. Su mayoría son solo graduados de la escuela secundaria, y con un cociente intelectual bruto. Pero, llevar ese uniforme los hace importante. Las mujeres, de cualquier rango social, se sienten orgullosas ser sus esposas o, amantes. Los puestos de alta jerarquía son reservados para los más corruptos. Para aquellos que la saben jugar bien. Observar a ese policía pasarse el rótulo de alto, me hizo meditar en la falsedad de la humanidad. No hay gobierno perfecto porque la inmoralidad y la hipocresía son patentes en este ámbito. Eso explica mi apatía a la política. Procedo de un país donde nuestros derechos humanos fueron violados por el poderoso y el que quería ese poder, la guerrilla. Hoy en día, esa guerrilla gobierna mi país. ¡Un verdadero chiste! Y aquí, estos policías corren su patrulla con tanto antagonismo contra los que deben de proteger. ¡Qué decepción!



Categories: FREE WRITING

Tags: ,

I APPRECIATE YOUR HONEST COMMENTS:

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: